martes, marzo 01, 2011

Hipocresía infinita

Vaya, ahora resulta que descubrimos que, más de 40 años después, Gadafi es un dictador, un tirano, un excéntrico, un personaje bipolar, un enemigo de los derechos humanos,... En Europa hemos tardado días en dar una respuesta "firme" a las matanzas de Libia (el día en el que empezaron las manifestaciones en Libia, la UE estaba discutiendo su postura común frente a... ¡Cuba!). EEUU ha tardado un poco menos, al contar con mayores reservas de petróleo y una fuerte industria armamentística deseosa de "exportar" su producción. Ahora todos los "defensores de la democracia" (políticos preocupados por la recuperación económica de sus países) están "alarmados" y "escandalizados" ante las "violaciones de los DDHH" (o sea, pagar 1,35 euros por litro de gasolina) en el país africano (en la gasolinera de la vuelta de la esquina).
Quizás (ojalá) me equivoque pero mucho me temo que Libia sólo seguirá saliendo en los medios en tanto no se estabilicen los precios del gas y el petróleo. En cuanto se alcance dicho objetivo, probablemente poco (o nada) importarán los DDHH en Libia.
Que se lo digan a los afganos.
PD: Por cierto, "demócratas" del mundo: ¿qué pasa con vuestra causas en el país con un mayor número de ejecuciones anuales pero también poseedora de la mayor cartera de bonos estadounidenses y europeos? Shame on you.

1 comentario:

ojalancia dijo...

Qué vergüenza. La cosa -la mía, al menos- es intentar vivir todo lo que se pueda al margen de estos desgraciados. El sistema, a nivel mundial, está podrido desde la raíz.